Index | Documentos 2006

Enlaces relacionados


Iraq y el Fondo Monetario Internacional: 'Guerra económica'

Draconianas condiciones del Acuerdo Temporal con el FMI para la liberalización económica

Jeff Leys*

Counterpunch, 19 de septiembre, 2006
IraqSolidaridad (www.iraqsolidaridad.org), 10 de octubre, 2006
Traducido del inglés para IraqSolidaridad por Beatriz Morales

"El plan impuesto por el FMI no sólo no proporcionará ayuda a todos los iraquíes que viven en una pobreza abyecta, dejando al margen a los que viven en la pobreza, sino que también servirá para minar el sistema de distribución pública al situar, además, a la red de seguridad social en parámetros puramente monetarios."

Una adolescente iraquí rebusca en un basurero de Bagdad, octubre de 2005 (Foto: 'Iraq War Potography')

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha celebraba en septiembre su conferencia anual en Singapur. La reestructuración económica y la obligada presión de Iraq [han sido], sin duda, un componente clave de las conversaciones en torno a la reunión. En los últimos meses se han establecido zonas de libre comercio a lo largo de las fronteras con Siria e Irán; se han examinado y aprobado leyes sobre inversión extranjera, se han realizado anteproyectos e introducido leyes que regulan las inversiones en el sector petrolífero. Iraq sigue avanzando hacia la puesta en práctica de las condiciones impuestas con el Acuerdo Temporal [Stand By Arrangement] con el FMI en diciembre de 2005. Aunque el sistema económico establecido con el régimen de Sadam Husein era insostenible, también es altamente probable que los beneficios de la reestructuración económica actualmente en marcha aumenten el beneficio de un segmento de elite de Iraq y de la comunidad internacional. Es improbable que los ciudadanos iraquíes de a pié se beneficien de estos cambios.

El anteproyecto de esta radical reestructuración de la economía de Iraq está contenido dentro del marco del Acuerdo Temporal entre Iraq y el FMI. Puesto en práctica en diciembre de 2005, este llamado acuerdo se alcanzó entre el FMI y el gobierno de transición de Iraq en el último momento antes de que el primer gobierno electo asumiera el poder según la nueva constitución de Iraq.

El Acuerdo Temporal es una condición impuesta por el Club de París [1] cuando sus miembros optaron por reducir la deuda que reclamaban a Iraq. En diciembre de 2003, los miembros del Club de París reclamaban a Iraq una deuda de unos 40 mil millones de dólares. Otros países y multinacionales reclamaban a Iraq una deuda de unos 85 mil millones de dólares. La deuda se contrajo bajo el régimen de Sadam Husein y se sumó fundamentalmente al beneficio del régimen más que al beneficio del pueblo iraquí en su conjunto. Esto es, en su mayor parte se añadió para financiar la creación del ejército de Sadam, el aparato de seguridad interna de su régimen y la guerra del régimen contra Irán, en lugar de aportarlo al bien común en Iraq (escuelas, sanidad, empleo, vivienda, etc.).

En diciembre de 2004, los miembros del Club de París decidieron que reducirían en un 30 por ciento lo que reclamaban a Iraq. Además, establecieron que reducirían sus exigencias a Iraq en otro 20 por ciento adicional una vez que Iraq entrara en el Acuerdo Temporal con el FMI. Esto ocurrió en diciembre de 2004. Además, los miembros del Club de París decidieron que reducirían lo reclamado a Iraq en un 30 por ciento final cuando el FMI certificara que Iraq acepta y acata las condiciones impuestas por el FMI.

Impacto brutal sobre los ciudadadanos

Los términos del acuerdo del FMI y su impacto sobre los ciudadanos iraquíes de a pie se están volviendo cada vez más evidentes. La guerra económica contra Iraq sigue sin tregua. Durante este último año, los subsidios al combustible han ido disminuyendo a ritmo constante con un incremento paralelo en los precios que los ciudadanos iraquíes pagan por el combustible [2]. El FMI exige que el precio del combustible que pagan los iraquíes siga aumentando, mientras que los subsidios se reduzcan cada vez más. A finales de este año, el precio de la gasolina normal y del diesel será el doble del que tenía cuando el Acuerdo Stand-By entró en vigor en diciembre de 2005. El keroseno costará cuatro veces más. El aumento del precio del combustible es un factor impulsor de la inflación en Iraq. En junio, la inflación llegó al 58 por ciento. Como indicó el FMI:

"La mayoría de las subidas de precio del combustible y de la electricidad, y de la mayoría de otros elementos inflacionarios, se produjeron a principios de 2006. Sin embargo, parece que la creciente presión sobre los precios [de combustibles y electricidad] está empujando a todos los productos. En mayo de 2006, los precios de todos los productos subían entre un 15 y 30 por ciento, aunque los precios del combustible y de la electricidad todavía crecían a mayor velocidad, con el resultado de un incremento anual del 58 por ciento sobre el año anterior." [3]

Los precios de los alimentos subieron un 26,6 por ciento desde mayo de 2005 a mayo de 2006; el alquiler un 37,5 por ciento y el transporte y las comunicaciones un 119,4 por ciento" [4].

Mientras el precio del combustible y de la electricidad subía, también lo hacía el coste de los productos de primera necesidad. Sin electricidad no se pueden usar las neveras para conservar los alimentos, así que el precio de las barras de hielo, la alternativa a las neveras, sube en la provincia de al-Anbar [5]. El incremento del precio del combustible hace subir el costo del abastecimiento del mercado, con lo que el precio de los alimentos sube. Aumenta la demanda de comida envasada y embotellada, al mismo tiempo que el precio, ya que la gente busca otras maneras de almacenar alimentos, dada la falta de electricidad para que funcionen las neveras [6].

Entre tanto, los iraquíes luchan por llegar a fin de mes, gastando en otros productos. Este cambio en el gasto tiene repercusiones en la economía, ya que otros oficios ven como declina la demanda de su trabajo y de sus oficios. Mahmud Tahir es un sastre de Basora cuyo trabajo, sostén de su familia, está en declive:

"Hace tres meses solía hacer de cinco a siete deshdashahs [ropa árabe para hombre] diarias. Ahora puedo hacer un deshdashah cada dos días. Esto hace que me resulte muy difícil hacerme cargo de las necesidades de mi familia. Quizá la razón que hay para esta recesión es que los ciudadanos de Basora ya no prestan atención a su ropa porque están más preocupados con el día a día y sus problemas de supervivencia. Obviamente, el aumento de los precios de los alimentos básicos como la carne, el pescado y las verduras ha agotado todos sus presupuestos. Quizá la razón es que la gente prefiere no ir a los mercados a comprar debido al deterioro de las condiciones de seguridad y al miedo a lo desconocido." [7]

El informe del FMI apenas menciona esta dura realidad económica a la que se enfrentan los ciudadanos iraquíes. En realidad, el informe del FMI ni siquiera menciona la otra cara de la moneda que aflige Iraq: el desempleo.

Paro generalizado

A finales de junio [de 2006], el 59% de la fuerza laboral de Iraq capaz de realizar un trabajo remunerado estaba en paro. De los que tenían trabajo, el 31 por ciento sólo tenía empleos temporales o de temporada. Las circunstancias a la que se enfrentan las mujeres iraquíes son infinitamente peores. El 85 por ciento de las mujeres iraquíes está desempleada [8].

Con la inflación y el desempleo fuera de control en Iraq podemos tirar a la basura la vieja Curva Phillips que aprendimos en la facultad de Económicas. La Curva Phillips plantea como hipótesis que la inflación y el desempleo van en dirección opuesta; claramente éste no es el caso en Iraq. A principios de este año, el ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de Iraq publicó un informe que estimaba que el 20 por ciento de los iraquíes vive por debajo del umbral de pobreza internacional. Se citaban las palabras de Layla Kazim, directora de la oficina del ministerio de Asuntos Sociales, quien afirmaba que dos millones de familias viven por debajo del umbral internacional de pobreza de un dólar al día por persona que convive en el hogar familiar (como lo define el Banco Mundial) [9]; lo mejor que puede hacer el FMI (junto con su aliado en el Banco Mundial) en su plan para Iraq es minar aún más el sistema de distribución pública y acabar con la ley de salarios y pensiones.

A instancias del FMI y del Banco Mundial, Iraq está poniendo en práctica un nuevo "programa de protección social" que en última instancia reemplazará, probablemente, al sistema de distribución pública de cartillas de racionamiento establecido durante el régimen de sanciones. En junio, el nuevo "Programa de protección social" protegía a 430.000 familias con ingresos menores de dos dólares al día. Para finales de año, el objetivo es proteger a un millón de familias [10]. El sistema de distribución pública de cartillas de racionamiento se creó durante el régimen de sanciones para proporcionar a los iraquíes un mínimo nivel de sustento, la mayoría de los cuales dependía de este programa. En junio de 2004, casi el 60 por ciento de los iraquíes dependía por completo de este programa para su sustento diario. La cesta de productos suministrada por el programa ya se ha reducido significativamente. Como señalaba el FMI, Iraq "pretende reformar a medio plazo el más caro sistema de distribución pública (con ayuda del Banco Mundial)" [11].

Resultan curiosos los distintos niveles de medida del umbral de pobreza internacional que se aplican en Iraq. Hay que indicar que el programa puesto en práctica de acuerdo a las restricciones impuestas por el FMI proporciona ayuda a familias que tienen ingresos menores de dos dólares al día. El umbral internacional de pobreza absoluta, tal como lo define el Banco Mundial, es de un dólar al día. El plan impuesto por el FMI no sólo no proporcionará ayuda a todos los iraquíes que viven en una pobreza abyecta, dejando al margen a los que viven en la pobreza, sino que también servirá para minar el sistema de distribución pública al situar, además, la red de seguridad social en parámetros puramente monetarios.

La ley de pensiones en Iraq se encuentra también pendiente de recortes. En noviembre de 2005, Iraq aprobó una nueva ley de pensiones que nunca se ha aplicado. De haberlo hecho, esta ley habría permitido que un/a trabajador/a se retirara a la edad de 50 años teniendo 25 años de vida laboral. La pensión máxima habría sido del 80 por ciento del salario último del trabajador en el momento de la jubilación. Según las restricciones del FMI, Iraq tiene que reformar la ley de pensiones para finales de septiembre de 2006 [12].

Conviene señalar que la denominada "Ley de los 75", incluida en la ley de pensiones de Iraq, no es muy diferente de las disposiciones legales respecto a la jubilación para muchos trabajadores del sector público en EEUU, así como para algunos trabajadores del sector privado con sindicatos fuertes en EEUU. Según esta ley, un trabajador en EEUU puede jubilarse con una pensión del cien por cien cuando la suma del número de años trabajados en una empresa determinada más su edad sume 75.

Hay que indicar también que en 2004 la esperanza de vida en Iraq estaba en aproximadamente 59 años [13]. En 2004, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calculó que la esperanza de vida para los hombres era de 51 años, mientras que para las mujeres era de 61 (mientras que en 2002 la esperanza de vida para los hombres era de 48,8 años y de 51,5 para las mujeres [14]). En 2004, sólo el 4,9 por ciento de la población iraquí tenía 60 años o más [15]. Como en EEUU, en Iraq, con las restricciones del FMI y del Banco Mundial, la consigna parece que es recortar y destruir el acuerdo social entre las generaciones de ciudadanos.

Imposición de nuevas medidas contra la inflación

Como una advertencia de mal agüero sobre lo que les puede esperar a los ciudadanos iraquíes, el FMI exige tomar acciones económicas adicionales para combatir la inflación galopante, y afirma:

"La actual resistencia y la falta de productos, así como las interrupciones de suministros generalmente [típicas] en economías no petrolíferas, seguirán aumentando la presión sobre los precios. Pero sigue siendo importante que el Banco Central de Iraq (BCI) tome medidas contundentes para contenerlos antes de que se afiancen las previsiones inflacionarias, ya sea por medio de un ajuste efectivo de las condiciones monetarias o/y actuando sobre el tipo de cambio [frente al dólar]. Si la inflación no empieza a descender pronto, el BCI tendrá que ajustar más las condiciones monetarias. El gobierno puede ayudar manteniendo los sueldos y las pensiones del sector público ajustados a la capacidad de absorción de la pequeña, aunque creciente, economía no petrolífera, y haciendo todo lo posible para evitar que las obstrucciones de suministros (especialmente en el mercado de los productos derivados del petróleo) desestabilicen aún más los precios." [16]

En otras palabras: recortar las pensiones de los jubilados, limitar los sueldos de los empleados públicos; no tomar medidas para luchar contra el desempleo mediante [la creación] de empleo público y otros proyectos; liberalizar la ley para suprimir todas las barreras a la importación privada de gasolina (una medida que ya se lleva a cabo); y ejercer "disciplina fiscal" a toda costa.

En realidad, el FMI se inclina por el uso potencial de la política monetaria para promover sus objetivos en Iraq cuando afirma que:

"Sin embargo, el mecanismo de transmisión monetario es débil. Por tanto, la efectividad del tipo de interés para influir en la inflación es muy limitada. La actividad económica está dominada por transacciones en efectivo y el sistema bancario está, en gran medida, inerte. Hay pocos préstamos a largo plazo y las cuentas de ahorro no son muy activas. No obstante, las crecientes tasas de interés señalarán la determinación de las autoridades para combatir la inflación." [17]

El Banco Central de Iraq y el gobierno no son capaces de influir en la economía mediante la manipulación de las aportaciones dinerarias provenientes, por ejemplo, modificaciones en los tipos de interés. Dada la falta de una estructura impositiva completamente desarrollada en Iraq, el gobierno tampoco puede manipular los tipos de impuestos para influir en la economía. Debido a estos dos factores clave, el único recurso que le queda al gobierno de Iraq es tratar de manipular la economía a través de medidas presupuestarias. Las restricciones del FMI son que Iraq debe ejercer "disciplina fiscal" a cualquier precio. Imaginemos la tremenda dificultad, si no la imposibilidad, de salir de recesiones y depresiones en EEUU si durante la Gran Depresión el gobierno se hubiera visto obligado a ejercer "disciplina fiscal" a cualquier precio, sin que se le hubiera permitido invertir en los Cuerpos de Conservación Civil, en Obras Públicas, en el gobierno local del Valle del Tennessee o en el proyecto de la presa Boulder/Hoover [18].

A pesar del hecho de que en 2005 Iraq funcionó con un superávit (fundamentalmente debido a un nivel de inversión del gobierno menor del anunciado), el FMI requiere a Iraq que funcione estrictamente dentro de su presupuesto para 2006. Como indicaba el FMI, "[...] la determinación para contener el gasto constante, y particularmente los salarios y pensiones, en las asignaciones presupuestarias originales es una señal importante del respeto del gobierno a la disciplina fiscal" [19]. En realidad, el FMI señala positivamente que Iraq "[...] se compromete a no ceder a las peticiones de incrementar el presupuesto para salarios (con más contrataciones) y no cederá a la práctica de conceder pagas extra de las festividades del Eid [20]. Es decir, no habrá contrataciones adicionales de desempleados (no habrá Cuerpos de Conservación Civil de la época de la Gran Depresión en EEUU) y [habrá] un recorte real de ingresos [de los trabajadores] por medio de la eliminación de pagas extra de vacaciones.

Parece que el FMI está reconociendo que la política monetaria no será eficaz para luchar contra la inflación en Iraq. Al mismo tiempo, elimina la política fiscal como una herramienta para enfrentarse al desempleo sin permitir que Iraq sobrepase las asignaciones presupuestarias para 2006. EEUU vio cómo ocurría una versión de esto en los setenta y durante la Depresión Reagan cuando tanto la inflación como el desempleo eran altos, aunque no llegaran a los niveles actuales de desempleo en Iraq. Entonces teníamos una palabra para definirlo: estanflación [21]. Y los intentos por controlar salarios y precios hicieron poco para corregir el subyacente malestar económico del país. ¿Por qué habría que esperar que esta vez el control salarial en Iraq sirviera para algún propósito útil?

Endeudamiento

Todo esto nos lleva de vuelta a la cuestión de la detestable deuda contraída por el régimen de Sadam Husein en la década de 1980. Es esta deuda la que crea la presión económica por parte de la comunidad internacional (encabezada por EEUU y sus aliados en el Club de París) para obligar a la reestructuración económica de Iraq. Aunque la deuda que se le reclama a Iraq se ha reducido actualmente en un 50 por ciento, Iraq debe acatar las restricciones del FMI antes de que la deuda se reduzca un 20 por ciento adicional.

El tercer paso de la reducción de la deuda se producirá en 2008, pero sólo si Iraq cumple con las restricciones del FMI. Si Iraq accede y cumple, la actual deuda que se le reclama a Iraq se reducirá de 53,4 a 29,5 miles de millones de dólares. No se exigirá el pago de la deuda hasta 2011, aunque los intereses seguirán creciendo y serán capitalizados antes del inicio del pago. Como consecuencia de ello, en 2010 la deuda reclamada a Iraq será de 59 mil millones de dólares si no se produce la conformidad con las restricciones del FMI, o de 33,7 miles de millones de dólares si se produce la conformidad. Esto no incluye los 32 mil millones de dólares en pagos pendientes por reparaciones de guerra impuestas a Iraq por Naciones Unidas tras la invasión y ocupación por parte de Husein de Kuwait en 1990-91. Sumados ambos, Iraq pagará al menos 5,9 mil millones de dólares al año como pago de la deuda y por las indemnizaciones de guerra.

La pregunta es, ¿durante cuánto tiempo se le permitirá a la comunidad internacional castigar al pueblo iraquí?

Aunque hay mucho trabajo que hacer para lograr el fin de la ocupación militar de Iraq, quienes nos oponemos a esta guerra no debemos perder de vista la guerra económica que se está librando contra el pueblo iraquí. Debemos exigir no sólo que acabe la ocupación militar y la retirada de todas las fuerzas militares de Iraq, sino que también debemos exigir la condonación incondicional de toda la infame deuda contraída por el régimen de Sadam Husein. Esta cancelación incondicional necesaria significa que se deben anular todas las condiciones impuestas por el FMI a Iraq. Sólo de este modo el pueblo iraquí podrá tener alguna oportunidad de ser dueño de su propio país.

Notas del autor y de IraqSolidaridad:

1. Los 19 miembros permanentes del Club de París son: Austria, Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Japón, Países Bajos, Noruega, Federación Rusa, España, Suecia, Suiza, Reino Unido y EEUU.
2. Sobre las medidas del FMI-BM y el deterioro de la situación de la población iraquí, véase en IraqSolidaridad:
James Cogan: Las medidas del Fondo Monetario Internacional causan estragos en el pueblo iraquí | En 2006 se aprobará una nueva ley de hidrocarburos. EEUU insta al gobierno iraquí a liberalizar el sector petrolífero | UNICEF advierte del deterioro nutricional de la infancia en Iraq. Oleada de asesinatos de personal sanitario en Mosul | ¿Cuánto petróleo ha exportado Iraq? (BTC News) - El vicepresidente de Iraq marca el compromiso de las nuevas autoridades con la liberalización de la economía | Nicole Colson: Despilfarro, pillaje y miseria: El coste de la guerra para EEUU e Iraq. La malnutrición entre los niños iraquíes se ha duplicado desde el inicio de la ocupación | Mike Whitney: Guerra de guerrillas por el petróleo iraquí - Joshua Frank: Crédito del Fondo Monetario Internacional para Iraq
3. "First and Second Reviews Under the Stand-By Arrangement", Fondo Monetario Internacional, 17 de julio de 2006, pág. 5, Caja 1.
4. Fondo Monetario Internacional, pág. 5.
5. Al-Adalah, 7 de junio de 2006, pág. 4.
6. Al-Mashriq, 15 de julio de 2006, pág. 5.
7. Al-Mada, 26 de junio 2006, citando "Deterioration in Security Situation in Basra Leads to Economic Recession", BBB International Reports, 20 de junio de 2006.
8. Kazem al-Atabi, "Iraqis risk their lives looking for or traveling to work", Dpa, 23 de junio de 2006.
9. "One-fifth Iraqi population below poverty line and 85 percent of Iraqi women are unemployed", BBC International Reports (Middle East), 11 de junio de 2006, como informa al-Mashriq, 22 de julio 2006.
10. FMI, pág. 8.
11. FMI, pág. 8, nota 8.
12. FMI., pág. 7.
13.
UNICEF Country Reports
14.
WHO, Country Reports
15. Ministerio de Planificación y Cooperation Desarrollo, "Iraq Living Conditions Survey 2004, Volumen 1: Tabulation Report", pág. 17.
16. FMI., pág. 13, el subrayado es mío.
17. FMI., pág. 8.
18. Todos ellos proyectos de medidas sociales (New Dealt) puestos en práctica por el presidente Roosvelt para paliar los efectos de la gran Depresión (1929)
19. FMI., pág. 12, el subrayado es mío.
20. Eid al-Fitr y Eid al-Adha son celebraciones religiosas. FMI, pág. 6
21. Término utilizado para describir un período donde se combinan crecimiento económico lento (estancamiento) y desempleo elevado con aumento de precios (inflación).

Economía, derechos sociales y situación humanitaria

English Texto original
English Counterpunch

James Cogan: Las medidas del Fondo Monetario Internacional causan estragos en el pueblo iraquí

En 2006 se aprobará una nueva ley de hidrocarburos. EEUU insta al gobierno iraquí a liberalizar el sector petrolífero

UNICEF advierte del deterioro nutricional de la infancia en Iraq. Oleada de asesinatos de personal sanitario en Mosul

¿Cuánto petróleo ha exportado Iraq?
- El vicepresidente de Iraq marca el compromiso de las nuevas autoridades con la liberalización de la economía

Nicole Colson: Despilfarro, pillaje y miseria: El coste de la guerra para EEUU e Iraq. La malnutrición entre los niños iraquíes se ha duplicado desde el inicio de la ocupación

Mike Whitney: Guerra de guerrillas por el petróleo iraquí
- Joshua Frank: Crédito del Fondo Monetario Internacional para Iraq

* Jeff Leys es co-coordinador de 'Voices for Creative Nonviolence', una campaña para acabar con todas las formas de guerra económica y militar contra Iraq. Estuvo en Iraq en febrero de 2003 con la organización 'Iraq Peace Team' y de nuevo en noviembre de 2003. Leys organizó y participo en tres ayunos entre junio de 2005 y marzo de 2006 por el fin de la guerra económica y militar contra Iraq. Es un ex sindicalista y representante sindical de AFT (Sindicato Estadounidenses de Profesores) y SEIU (Servicio del Sindicato de Trabajadores en el extranjero).

CEOSI | www.iraqsolidaridad.org | 2006